sistemas de pago en el comercio electrónico

7 sistemas de pago para potenciar comercios electrónicos

¿Cómo reforzar tu comercio electrónico? Los sistemas de pago

La célebre frase “el cliente siempre tiene la razón” necesita explicarse con otro aforismo en comercio electrónico: “…y además es quien decide”.

Sabemos que, tradicionalmente, un comercio electrónico debe tener dos cuestiones muy claras antes de lanzarse al mercado online:

  • Una gestión óptima de la logística: plazos de entrega, proceso de post-venta y devolución…

  • Suficientes medios de pago implementados funcionando correctamente.

Lo demás es producto y marketing; pero sin la estructura anterior perfectamente engrasada no hay motor para arrancar un proyecto con garantías.

Por eso recuerda bien el aforismo “el cliente decide…”. Y piensa que en este mundo tú no pones las reglas.

Si tu ecommerce no dispone de las pasarelas de pago más comunes, los potenciales clientes van a dar media vuelta y va a ir a otro sitio.

El cliente decide… a quién más fácil se lo ponga.

Por tanto, esto es una cuestión de seguridad, confianza y comodidad.

Si los métodos de pago son seguros y variados, el cliente pasará a la fase de compra inmediatamente; sin pensárselo dos veces. Eso sí, procura no liarle con inventos, procesos largos, validaciones absurdas, botones con textos confusos como “seguir comprando”, en vez de apostar por la elocuencia con mensajes claros como “volver a la tienda”. 

Todo eso terminará por eliminarte…

Si el cliente se pierde a la hora de pagar o en su camino aparecen demasiados obstáculos, parará y se lo pensará dos veces. Y es ahí donde otras opciones entrarán en juego.

Para que un ecommerce funcione, el proceso de compra debe recordar al camino de baldosas amarillas que Dorothy y Totó recorrían cantando y brincando henchidos de inocente alegría.

A la menor distracción o inquietud, tus clientes se saldrán del recorrido y buscarán otro lugar donde guarecerse. Y si eso pasa, te costará mucho devolverlos al redil…

Como es normal, cada pasarela de pago tiene sus ventajas e inconvenientes; no obstante, y para tratar de no perder ninguna oportunidad, lo más inteligente es aplicar otro viejo aforismo: “cuantas más, mejor”.

sistemas de pago en comercios electrónicos


Los sistemas de pago más importantes para comercios electrónicos

Vamos a ver una a una las pasarelas de pago más usadas por ecommerce en internet, su valor para los clientes y la necesidad o no de implantación en tu proyecto.

PayPal

Uno de los métodos de pago más usados gracias a su versatilidad, seguridad y sencillez.

La gente que más uso hace de la compra online suele preferir este sistema, por lo que siempre será una buena idea implementarlo: ofrece una imagen de arraigo al comercio electrónico que suele impulsar la elección de quienes desean saber que lo que están comprando lo compran también otras personas.

Tarjeta bancaria

Se trata de la opción más común para cualquier usuario.

El pago con tarjeta bancaria es sencillo de usar e implementar en cualquier comercio electrónico: ofrecen seguridad, rapidez y un método de pago convencional para todo el mundo.

El 67% de las compras en España se han realizado con tarjeta en los últimos meses, superando por primera vez al pago en efectivo.

Contra reembolso

Es un método viejo; peor no por eso menos usado.

Muchas personas desconfían de la compra en internet por diferentes motivos, en su mayoría malas experiencias con un proceso de compra o devolución.

Por eso, en negocios de ropa, alimentación o venta de arte, el cliente, razonablemente, puede preferir pagar cuando compruebe que lo que le ha llegado es lo que ha pedido.

Este sistema exige costes de gestión. No todas las empresas de paquetería aceptan este tipo de transacción (pagar directamente al repartidor). Se necesita una autorización especial para poder mover dinero en este sentido, por eso su implementación puede depender de un estudio previo que asegure que es un método de pago común en el sector del mercado en el que te vayas a mover.

Transferencia bancaria

La opción menos recomendable.

El motivo es que el usuario, con buena lógica, la percibe como insegura: paga algo que no tiene a un número de cuenta del que desconoce todo.

La transferencia bancaria es, no obstante, un método correcto en negocios de cercanía en los que es fácil conocer físicamente al vendedor o prestador de servicios y para asuntos puntuales: pago de recibos en academias de enseñanza privada, por ejemplo.

En el resto de negocios no tiene sentido su integración como pasarela de pago fija.


Pagos a través de móvil

Twyp, Bizum…

Son métodos de pago modernos, rápidos, funcionales y, sobre todo, extremadamente cómodos.

Este tipo de pago, al igual que la transferencia bancaria, requiere cierto tipo de confianza con el vendedor. De hecho, sin su número de teléfono no se puede realizar.

Por eso, el pago con pasarelas de app en móvil son una buena opción para comercios electrónicos que también tienen presencia física que permitan una validación previa el servicio o el producto.

Los pagos con biometría vienen del futuro, de hecho los usuarios están más que acostumbrados a desbloquear sus teléfonos móviles con las huellas dactilares.

Por eso, la banca ya ha incorporado este sistema para acabar con las contraseñas como meto de pago altamente seguro, tanto para el comercio como para el usuario.

Prácticamente el 80% de los compradores prefieren el pago con móvil actualmente. Por eso este sistema de pago debería estar presente en la mayoría de negocios que pretendan dar un servicio competente.

Moneda virtual

Cada día más usada.

Sin embargo, aún son minoritarias y con cierta imagen de oscuridad; sobre todo por la negativa de la banca tradicional de incorporarlas a sus sistemas.

El bitcoin, por ejemplo, se sustenta en la tecnología blockchain. Un sistema revolucionario propone la eliminación de intermediarios a la hora de pagar y que supondría un cambio radical en la protección de datos o legalidad de las transacciones comerciales o el marketing.

Por eso la banca tradicional no las acepta y los clientes aún perciben a las criptomonedas como algo “peligroso”.

Financiación de la compra

Plataformas como Aplázame, Pagantis o Instant Credit ofrecen la opción a los clientes de fraccionar el pago con las plataformas financieras que soportan estos servicios.

El comercio recibe el 100% del importe de la compra y el cliente se aclara ya con la financiera.

Esta es una opción de pago muy interesante porque ayuda a los clientes más arriesgados pero menos pudientes. No obstante, pudiera llevar implícita alguna carga de gestión previa por parte de la financiera y hacerla algo incómoda.

En la actualidad, los retailers están promoviendo y desarrollando estrategias omnicanal donde el consumidor puede hacer distintas combinaciones en su experiencia de compra: comprar online y recoger en tienda o viceversa, ir de tiendas y recibir los productos en casa. Es aquí donde se desarrollan los pagos desatendidos, aquellos en los que el mismo cliente hace las funciones de cajero. El pago ha sido tradicionalmente un momento tedioso y delicado que se evitado en la medida de lo posible o ha supuesto un obstáculo a la compra, digamos, natural o impulsiva.

Hoy esa barrera se ha eliminado y puedes comprar lo que quieras, cuando quieras y como quieras…

Por eso, si tienes un comercio electrónico, evita complicarle la vida a la gente o perderás oportunidades de venta.

Compartir en:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
César Espí

César Espí

Lo último

Artículos relacionados